TRATAMIENTO PARA

AGUSTIA Y ANSIEDAD

Un nuevo camino donde tolerar mejor la incertidumbre, los deseos propios. Aprender a trabajar para conseguirlo. La vida está para vivirla. La recompensa suele ser mayor.

¿Qué es la ansiedad?

Lo más característico y llamativo de la ansiedad es que puede cursar con motivo o sin motivo. No es necesario que haya ningún factor externo para sufrir de ansiedad por que es psíquico, mental. Muchas ocasiones se puede ver incrementada con el ritmo de vida acelerado, el estrés o contratiempos inesperados. El ansioso suele necesitar respuestas rápidas, suele tener baja tolerancia a la incertidumbre, mucha veces deja de hacer cosas que le gustarían por no tolerar el tiempo y el trabajo requerido para lograrlo.

¿Qué es la angustia?

Es una señal de peligro. Cuando el peligro proviene del exterior ayuda a ponerse a salvo rápidamente, a protegerse. Cuando el peligro procede del interior produce un “estado de alarma”, un miedo del que no se puede escapar.






¿Qué síntomas tiene la angustia?


Intervienen inervaciones motoras tales como:

  • Dificultades para respirar.

  • Afectación del ritmo cardíaco.

  • Sudoración.

  • Termoregulación afectada.

  • Etc.

¿Siempre tiene motivos que le angustian o le provocan ansiedad?

La angustia y la ansiedad son anteriores al motivo. Aunque habitualmente se piensa que son las situaciones externas las que las producen sabemos que no es así. Una situación produce angustia o ansiedad si previamente la persona está angustiada o ansiosa, por eso que a veces circunstancias absurdas parecen producirla.






El psiquismo influye en toda enfermedad física u orgánica.

Podemos discernir si pensamos ante situaciones que produciría angustia a todos, por ejemplo estar frente a un león, del que gracias a la angustia huimos de él. Sin embargo, la angustia que procede del psiquismo no siempre es racional, no es igual en todos, depende del individuo. Éste es el primer indicador de que la angustia debe ser tratada psíquicamente.

¿Hay diferentes tipos de angustia?

Las diferencias pueden percibirse en sus síntomas. Existe angustia del duelo o del dolor, sin embargo en este caso, el dolor no implica inervaciones motoras.

La angustia también se manifiesta a través de FOBIAS, MIEDOS, INHIBICIONES y otros tipos de síntomas o trastornos.









¿Qué ocurre si estás continuamente con angustia?

n su insistencia puede llevar a la producción de enfermedades graves, psicosomáticas, que producen lesión orgánica. Es un estado especial con actos de descarga, con ciertas vías de descarga, utiliza esas vías para expresarse. La repetición ante la enfermedad de angustia rompe el cuerpo, lo afecta , es la antesala de las enfermedades psicosomáticas.


¿El psicoanálisis cura la angustia?

Si, la curación es el producto-efecto que produce el tratamiento psicoanalítico.

¿Cómo se curan la ansiedad y la angustia?

Que el miedo o la intolerancia se produzca desde el interior significa que es psíquico, no orgánico. Por tanto, tenemos que trabajar la parte psíquica, el psiquismo de la persona. Sabemos del psiquismo de cada individuo por sus palabras, su discurso. Durante la sesión el paciente habla libremente, asocia las palabras libremente. El profesional, psicoanalista y psicóloga, trabaja, escucha, psicoanaliza al paciente, realiza intervenciones, las requeridas. Estas intervenciones durante el tratamiento producen la curación del paciente.


¿Cuánto tiempo tarda en curarse?

Desde las primeras sesiones se comienzan a notar cambios. Sin embargo, es necesario incidir en la continuación del tratamiento aunque la persona se encuentre mejor. También dependerá de cada uno, de su nivel de involucración en el tratamiento, cuantas más sesiones semanales se realizan, antes se curará. Hemos de tener en cuenta que habitualmente la persona que padece ansiedad o angustia lleva años en forjando ese estado, eso significa que se precisará, también, de un tiempo para que ese estado constante de alarma psíquico pueda transformarse.







¿Es normal el miedo infantil?

En primer lugar habría que valorarlo. Hay situaciones habituales donde el niño tiene miedo, son normales los miedos a la oscuridad, a estar solo, o miedo a personas extrañas cuando espera a la madre. Estos tres casos se explican por el anhelo de la persona amada, su madre o padre.

El futuro puede cambiar el pasado. El psicoanálisis nos habla de un tiempo diferente, por apres coup.

¿Qué sucede en los sueños de angustia o pesadillas?

El sueño de angustia tiene más que ver con la angustia que con el sueño. Es necesario incluir la existencia del aparato psíquico. El psicoanálisis nos da el conocimiento de las causas inconscientes de lo que le pasa.






Sobre el mecanismo de la angustia.

Frente a la angustia la persona tiende a solucionar como puede. Y como puede es formando un síntoma pero eso quita calidad de vida, de disfrute, de crecimiento personal. La angustia es casi una premisa necesaria para desarrollar el síntoma. La angustia despierta la instancia de placer displacer: es la que rige el funcionamiento del inconsciente, tiene capacidad de acción en el inconsciente (trabaja con los mecanismos). la mayoría de los casos la angustia se limita a un mínimo desarrollo para que fuera una señal, de lo contrario se experimentaría como un gran displacer en todo el aparato, aunque puede pasar, que el sujeto por no desarrollar el síntoma desarrolle la angustia. La formación del síntoma suprime la situación peligrosa porque impide que ese instinto se exprese tal cual, mediante el síntoma se expresa de modo disfrazado, para que la conciencia no se entere de nada. Se tiene el síntoma (fobia, angustia...) pero no nos damos cuenta de cuales son las causas. En el síntoma hay un goce primario. La formación del síntoma camufla y suprimir la situación peligrosa. Si pasase a la conciencia sería muy displaciente.


El síntoma Tiene dos caras:

Producen cambios en el “Ello” o inconsciente para disfrazar el impulso instintivo (cara inconsciente o invisible).

La cara visible: muestra el síntoma, la apariencia.

El proceso defensivo que empleamos sería análogo a la fuga cuando nos encontramos con un peligro exterior. Entonces escapamos mediante el síntoma. De uno mismo no se puede huir. Aceptarse para ir transformándose y para vivir un poco mejor.


Consulte con nuestro psicólogos y psicoanalistas.